El ensayista español Pere Ortín se amotina frente "a un muerto llamado periodismo, el periodismo GaGá internacional, opresor y racista", sus "periolistos" y sus contenidos cargados de frivolidad en busca de clics. Le escribe una carta de despedida a Kapuscinski e invita al ejercicio del periodismo DaDá: una nueva cartografía (in)formativa que se salta los márgenes, traza los nodos del nuevo pop digital y respira aire fresco.



dada_001_port

 

 

Enciendes la radio y salta un pollo: que Zutano está furibundo porque Mengano ha dicho no sé qué. Pones la tele y asalta un chisme: que si Antonio Banderas es de color o blanco como la cal. Abres el periódico y hay un sindiós: «Ayuso reta a Colau», «Una investigación acusa a YouTube», «Malestar en Ciudadanos», «Guerra total con el Gobierno».

 

¿Información o follón? 

 

Parece que el mundo es una hoguera de guerras y exabruptos. 

 

La bronca ha tomado el planeta. 

 

Hay más odio que oxígeno. 

 

El acabose amanece cada mañana en radios, televisiones e internet.

 

Pere Ortín este periodismo le grita en los oídos. Revienta los pilares de su filosofía vital y profesional: «hedonismo ético», «hedonismo o muerte». Este periodista, ensayista, director de documentales y director de la revista Altaïr está cansado de tragedias y lamentos. Harto del propio gimoteo que surge del periodismo actual porque caen las audiencias, caen los ingresos y la profesión entera anda como pollo sin cabeza.

 

«En los últimos años, los congresos de Prensa se han convertido en una reunión parecida a la casa de Bernarda Alba», dice. «Todas viudas, vestidas de negro, llorando. A mí no me interesa verme ahí, como una plañidera, frente a un muerto llamado Periodismo».

 

dada_008

 

Ortín se ahoga en estos sollozos. Siente que «los consensos fosilizados del siglo XX están muertos: eso que llaman información como un producto masivo a través de radios, televisiones y periódicos». Ve un entramado caducado: «Los periolistos hacíamos el papel de porteros que oteábamos el horizonte de la realidad y la contábamos a los demás. Eso era útil para el poder porque el poder es ayudar a definir lo que es real. Pero todo eso está en vías de desaparición y cada día tiene menos sentido». 

 

A todo esto le ha puesto un nombre: periodismo GaGá. Pero tiene que haber una escapatoria; un modo de no rendirse. «Puedo volverme un grinch, un hater de internet y decir que todo es una mierda o plantear un periodismo DaDá, en una actitud de ironía y humor, y desde un hedonismo ético». Eso es lo que ha hecho él: agarrar unas tijeras, un bote de pegamento, papeles a cientos, palabras a miles, y empezar a pegar historias en libretas. 

dada_007

 

De este manoseo ha ido naciendo un motín. «Es un movimiento reactivo. Es una búsqueda; es la duda rebelde, iconoclasta. Es la destrucción de lo establecido para construir basándonos en el hoy. Es exploración, libertad, espontaneidad, remix. Es un movimiento ocurrente como provocación para pensar».

 

Replantear las cosas implica enfangarse: volver a tocar la tinta, pringarse de cola adhesiva. Ortín usa esa metáfora para cuestionar el periodismo actual, el envejecido, el GaGá. «El problema es que los periodistas miramos siempre a otros periodistas. Tenemos que buscar fuera del periodismo. Lo convencional ya no funciona. Tenemos que volver a establecer una relación primitiva con la realidad: mancharnos con lo que nos rodea, ya sea en un palacio o en el lugar más cutre del mundo. Mancharnos con la poesía, el arte contemporáneo, la filosofía, el lenguaje, la física cuántica».

 

dada_005

 

Implica también «combatir». Y cuando lo dice, lo repite. Ortín insiste en esta palabra: «Combatir a los nuevos viejos enemigos: Amazon, Facebook, Google. Y saber que todo esto no va a servir para nada y que nos van a ganar. Pero me interesa esa idea que expone Samuel Beckett en Rumbo a peor: vamos a fracasar mejor. Esta mirada crítica del periodismo DaDá al periodismo GaGá consiste en construir un modelo diferente pensado para el mundo de hoy, los dilemas de hoy, las ansiedades y necesidades de hoy. Que busque la belleza de hoy».

 

Ese es su plan. Lo llama «gran reto» y lo explica de un disparo en ráfaga en el que casi se atropella una palabra con otra: «Construir un periodismo fronterizo, forajido, maverick, asilvestrado, que comete muchos errores pero se lo pasa bien y que trata de mancharse con la realidad. Construir un periodismo sin techo y sin ley».

 

dada_002

 

Ortín se inspira en el dadaísmo porque es una actitud sin caducidad: nunca es rancio rebelarse ante las convenciones. «Hay que construir el presente incluso desde el pasado», dice. Ese pasado (artístico) envalentona al fundador del periodismo DaDá a cuestionar un pasado (periodístico) que parece intocable, intachable, incuestionable: el mil y una vez altarizado maestro Ryszard Kapuscinski. Y, aguerrido, ha escrito una carta al reconocido periodista polaco. 

 

Estimado don Ricardo,

Soy Pere Ortín, periodista, creador y único miembro del #PeriodismoDadá.

Por la presente le comunico que apostato de esa religión llamada Kapuscinski.

Le digo, sin ánimo de exculpación, que hubo un tiempo que creí en sus dogmas, pero con el paso de los años, a medida que profundicé en el estudio de sus textos y preceptos; cuando indagué en la atenta lectura de lo que se decían sus libros sagrados que aún guardo subrayados; en todo lo mucho que se escondía en lo más profundo del interior de sus textos, me di cuenta que representaba –más allá de algunas ideas brillantes y de unos cuantos párrafos destacables– parte importante de lo que detesto del reporterismo: moralismo, conmiseración, malos entendidos de raíz colonial, superioridad moral, pornomiseria, whitesplaining, neocolonialismo disfrazado, pobretería, falso buenismo interesado, machismo; por no hablar de ese estilo de misionero –lo que hoy vendría a estar siendo un cooperante oenegero solidario, salvador de mundos– que destilan sus textos sagrados.

(…)

Se despide, hasta nunca.

Pere Ortín

 

Escribirá más cartas. Porque piensa que hacer («el proceso») siempre es más importante que lo que acaba hecho («el producto»). Porque no hay progreso en la ortodoxia. Porque está convencido de que «no es posible avanzar sin transgredir».

 

dada_003

 

EL MANIFIESTO

PRINCIPIO 1

Entrepeneurs pícaros del marketing; sinvergüenzas con eslóganes de WC y excels llenos de big data construidos con la vida robada a sus ¿clientes?

Si alguien te dice «To make a better world», nada de «Peace & Love».

Saca la pistola del #PeriodismoForajido

Un Nuevo #PeriodismoDaDá contra El Viejo #PeriodismoGaGá

 

PRINCIPIO 2

El #PeriodismoDaDá vs el #PeriodismoGaGá 

 

PRINCIPIO 3

El Periodismo DaDá (al contrario que el periodismo GaGá) duda: asume sus contradicciones, explica sus fallos, descubre sus mecanismos, asume sus inconsistencias, desnuda sus paradojas, analiza sus debilidades, disfruta de sus problemas.

 

PRINCIPIO 4

Se inserta en una tradición de ruptura activa y dice NO al periodismo GaGá basado en consensos fosilizados que gana reconocimiento, prestigio, con textos que son eslóganes comerciales de WC creados como placebo existencial para sus lectoespectadores.

 

PRINCIPIO 6

NO explica el efecto Foehn.

 

PRINCIPIO 7

NO es periodismo de opinión.

 

PRINCIPIO 8

NO es posible sin electricidad estática.

 

PRINCIPIO 9

NO es una empresa de publicidad.

 

PRINCIPIO 10

NO es cobarde, se atreve a levantar la cabeza y buscar fuera del periodismo; se atreve a mirar lejos, mucho más lejos de la punta de la nariz de un o una periodista GaGá. Los cobardes no sirven para el ##PeriodismoDaDá.

 

PRINCIPIO 11

(Ricardo) Kapuściński es un maltratador de cerebros y el principal representante del periodismo GaGá contra el que luchamos: moralista, misionero, jurásico y basado en consensos fosilizados.

 

PRINCIPIO 12

Ébano, de (Ricardo) Kapuściński, es a la gran literatura periodística sobre África lo que la bisutería representa a la joyería.

 

PRINCIPIO 13

Los historias misioneras y moralizantes –sean jesuitas o franciscanas– y aunque estén bellamente concebidas, realizadas y resueltas, NO tienen ningún valor periodístico, y NO sirven absolutamente para nada.

 

dada_009

 

PRINCIPIO 14

Sabe que el Periodismo GáGá es un sistema opresor de dominación colonial y racista que vive de «dar voz» y «traducir» a los otros y otras –como si no fueran capaces de expresarse por sí mismos– y por eso debe ser combatido en todos los ámbitos.

 

PRINCIPIO 15

Asume que la capacidad de supervivencia de una especie periodística en el planeta es inversamente proporcional a su inteligencia. Así, al final de la gran extinción, las cucarachas periodísticas dominarán el mundo.

 

PRINCIPIO 16

El azar es (siempre) inmóvil.

 

PRINCIPIO 17

El caos vive entre nosotros.

 

PRINCIPIO 18 

La vida no se construyó para ser explicada con facilidad.

 

PRINCIPIO 19

Desaparecer es (siempre) triunfar.

 

PRINCIPIO 20

NO es una enfermedad.

NO puede ser «viral».

 

PRINCIPIO 21

Está en contra del Periodismo GaGá internacional concebido como placebo existencial para sus autores y lectoespectadores.

 

PRINCIPIO 22

Recuerda que nunca hay progresos en tus supuestas investigaciones periodísticas, sino cambios en los criterios e intereses de tus fuentes.

 

PRINCIPIO 23

Se atreve a vivir atrapado por las cadenas que unen su naturaleza y sus deseos.

 

PRINCIPIO 24

Desconfía de las palabras y de las imágenes, solo procesa símbolos.

 

PRINCIPIO 25

Ensaya, intenta, prueba, sondea, tantea, experimenta… se atreve. Se equivoca, lo asume, lo dice.

 

PRINCIPIO 26

Es una nueva cartografía ¿(in)formativa? que dibuja un precario mapa global de lo ¿(im)posible?

 

PRINCIPIO 27

Es un medicamento con principios activos que combaten el colesterol intelectual que obstruye las venas cerebrales de los periodistas GaGá.

 

PRINCIPIO 28

Dice…
(Basta) de periodistas activistas GaGá.
(Basta) de periodistas indignados GaGá.
(Basta) de periodistas comprometidos GaGá.
Somos los otros y las otras.
Tenemos proyectos. 
Tenemos propuestas.
¡No os van a gustar periodistas GaGá!

 

PRINCIPIO 29

Asume que la dificultad es señuelo del deseo, y jamás confunde dificultad con complicación. 

¡Periodistas GaGá, NO admitimos vuestro chantaje de la facilidad como único lugar posible en el que encontrarnos!

 

PRINCIPIO 31

Es lo que somos.
No es lo que hacemos.

 

 

Esta nota fue publicada originalmente en Yorobou.es 


¿Te gustó la nota?

AUTORES