Como las vacunas que evolucionan ante la mutación de un virus, los lectores de noticias creamos nuevos anticuerpos colectivos contra los peligros de la desinformación y las fake news. Ante la crisis global del periodismo, sus modos de producción y la viralización de datos inexistentes, se extendió en amplios sectores sociales una capa protectora de desconfianza e incredulidad hacia los medios de comunicación.



Hay una revolución silenciosa en ciernes. Se trata de cómo la gente hace sentido de las noticias. Apenas perceptible en medio del volumen de comentarios sobre bots, trolls, noticias falsas, cámaras de eco, burbujas de filtro, sesgo de confirmación, inteligencia artificial, etc., es la constatación de que lectores, oyentes, espectadores y usuarios se han vuelto cada vez más escépticos acerca de la información que encuentran en los medios de noticias y las redes sociales. Y eso es algo bueno. El escepticismo es una condición necesaria, aunque no suficiente, del surgimiento de soluciones sustentables con respecto a un posible estado de desinformación que atraviesa la política y la cultura contemporáneas.

 

En lo que respecta a los medios y el periodismo, 2017 fue un año de transición. Profesionales, analistas y académicos lidiaron con un sentimiento colectivo de que ha surgido una dislocación fundamental en la forma en que se producen y distribuyen las noticias. Si bien existe cierto consenso sobre la existencia de un cambio masivo, hay mucha menos certeza acerca de en qué consiste exactamente dicho cambio, y también sobre sus causas y sus consecuencias. El reflejo cultural inicial ha sido una narrativa centrada en la disrupción tecnológica de las viejas convenciones que han gobernado durante mucho tiempo la producción y la circulación de noticias, dando lugar así a un nuevo régimen de desinformación.

 

A menudo perdido en esta narrativa distópica es una explicación de cómo la gente le otorga sentido a las noticias en un nuevo contexto en el que la información es cada vez más creada y curada digitalmente. Esto, a su vez, ha llevado a una sobreestimación implícita del poder de la tecnología y una subestimación paralela de la capacidad interpretativa de los consumidores de noticias. Existe la impresión de que los lectores de las noticias del siglo veintiuno pueden ser manipulados más fácilmente que los del siglo pasado. ¿Pero es así? Sospecho que no. En todo caso, más bien podría ser todo lo contrario.

 

Durante los últimos doce meses, mis colaboradores y yo hemos estado llevando a cabo entrevistas en profundidad con una amplia muestra de consumidores de noticias, entretenimiento y tecnología. Entre otras cosas, les hemos preguntado sobre cuestiones tales como noticias falsas y confianza en la información que ven en las plataformas de redes sociales que usan y en los medios de comunicación que consumen regularmente. Un ensayo publicado previamente en este sitio mostró la existencia de cuatro mecanismos que guían las prácticas de lectura de las personas en el caso de las noticias sobre el presidente norteamericano Donald Trump: selección estratégica, procesamiento consciente, interpretación emocional y apego subjetivo. Junto con la combinación de estos mecanismos ha surgido también un mayor grado de escepticismo.

 

Elogio-del-escepticismo_04_col

 

Una buena parte de los entrevistados manifiesta un elevado nivel de escepticismo acerca de la información que comunican los medios de noticias. Por ejemplo, una de las entrevistadas dijo que estaba “preocupada por la programación de noticias. Creo que cuando era más joven confiaba en esta implícitamente, lo que probablemente no fue una buena idea cuando miro hacia atrás. Pero algo de mi confianza y fe en las noticias y la comunidad de noticias no es lo que era. No estoy confiando. Me pregunto qué es lo que están dejando [sin publicar]”. Se repitieron ideas similares en múltiples entrevistas. “Creo que ha habido un cambio en las noticias y siento que las noticias no son [imparciales], mas allá de a quien escuchas. No dan completamente las [perspectivas de las] dos partes. O te da solamente una perspectiva o no te convierte en una pensadora crítica. Creo que antes, tal vez recibías noticias que eran de un pensamiento más crítico y que debías analizar si este era correcto o no correcto … Definitivamente ha habido un cambio en las noticias “.

 

También hay escepticismo sobre la información que las personas ven en las redes sociales. Una persona comentó que en Facebook “es difícil descifrar qué es real y qué no. Entonces, si acabo de ver un artículo en Facebook, voy a Internet e intento encontrar el mismo titular. Pero no necesariamente digo que lo leería [solamente] en Facebook “. Otro entrevistado agregó: “Estoy muy familiarizado con los hábitos de publicación de mis contactos [en las redes sociales] e ignoro las tres cuartas partes de lo que hay allí por eso “. ¿Cómo lidian las personas con este mayor nivel de escepticismo?

 

Son conscientes de la procedencia y el tratamiento de la información. Una de las entrevistadas comentó que “comenzó a prestar atención de dónde provienen las noticias debido a noticias falsas”. Otros señalaron fuentes específicas. Por ejemplo, uno comentó: “CNN solía tener una reputación bastante buena, pero ellos también informaron rumores sin confirmar realmente las cosas y luego retrocedieron, tal vez en medio de un programa, y se retractaron de lo que dijeron”. Se ven patrones similares en lo que hace a los posts en las redes sociales: “Por lo general, reviso las cosas ahora que me llaman la atención, así que si pienso que algo es demasiado dramático para ser cierto, lo investigaré”.

 

Elogio-del-escepticismo_03_col

 

También utilizan múltiples fuentes. Por ejemplo, “tiendo a ver si las diferentes fuentes de políticos… o de mensajes convergen, si ambos… acuerdan sobre los mismos hechos básicos acerca de algo”. Finalmente, utilizan los motores de búsqueda para hacer su propia comprobación de hechos. “No comparto artículos periodísticos con mucha frecuencia, pero si lo hago, probablemente intente leer tres o cuatro artículos sobre el tema. En términos generales, me he dedicado a buscar en Google para intentar obtener una idea al respecto”.

 

En conjunto, estas respuestas, combinadas con la postura escéptica general, son el núcleo de una revolución en curso en las prácticas interpretativas de los consumidores de medios noticiosos y de redes sociales. Es una transformación más silenciosa que la de cómo la tecnología ha afectado la producción y distribución de información. Pero no es menos fundamental. Y probablemente sea más sustentable ya que ha estado moldeando las bases culturales de cómo le damos sentido al contexto que nos rodea. Como tal, será una fuente clave de anticuerpos colectivos contra los peligros de la desinformación.

 

Al emerger orgánicamente desde dentro del tejido social, estos anticuerpos interpretativos serán más duraderos que cualquier solución tecnológica, y también un complemento necesario a su posible eficacia. El cambio cultural es más lento que el tecnológico. Pero cuando el primero acontece, sus consecuencias tienen una longevidad mucho mayor. A pesar de la fascinación con el poderío de las herramientas digitales, es probable que la barrera más eficaz contra los peligros de la desinformación esté enraizado en modos de pensar fomentados por los filósofos del Iluminismo–un período distante en el tiempo pero con algunas características cuya vigencia se ha vuelto fundamental en el contexto actual.


¿Te gustó la nota?

Suscribite al boletín de Anfibia

AUTORES

LECTURAS RELACIONADAS