Como cualquier pseudociencia, la astrología suele usar el conocimiento científico actual para validar ideas antiguas y descartadas. Pero la lógica de los devotos de astrología es inmune a los argumentos científicos: las cartas astrales y el seguimientos de los signos suman adeptos minuto a minuto. Es una fe disfrazada de ciencia, dice el físico Alberto Rojo.



Poliamor-Verano-Web

 

COMPRÁ HOY TU EJEMPLAR

 

 

 

Cuando amigos y allegados no científicos me preguntan de qué signo soy, contesto “positivo”. A mi provocación, que no siempre es tomada con humor, le sucede un invariable “dale, no me digas que no sabés de qué signo sos”. Y a partir de ese punto se despliegan los vértices de una conversación cuyos decibeles el tiempo me enseñó a moderar, y cuya pasión es prima hermana del debate político, o incluso del religioso: la lógica de los devotos de astrología es inmune a mis argumentos científicos.

 

El primer punto de discrepancia es la idea de que la astrología tiene mucho de ciencia. Con variantes mínimas, el argumento se apoya en que no solo es ciencia lo que se aprende en las universidades, que hay  mucha soberbia entre la gente que tiene títulos científicos y descalifican a la astrología sin saber que en realidad es una ciencia “distinta de la que estudiaste vos”.

 

Es cierto que los científicos somos egoístas y arrogantes. Pero la ciencia es una empresa colectiva de gran humildad, con mecanismos de control del fraude y de la deshonestidad académica. Y hay una sola ciencia. La ciencia es como un juego, con sus reglas, y así como hay un solo tenis o un solo fútbol, hay una ciencia. Uno puede llamarle fútbol al ajedrez, pero Messi no estaría de acuerdo. La astrología es más bien una pseudociencia. Y lo digo porque hay rasgos, o reglas que definen al conocimiento científico y que la astrología no tiene.

 

horoscopo_02

 

Una diferencia importante es la actitud ante su disciplina que tiene la comunidad de astrólogos y la comunidad de científicos.  Comparo con la astronomía por ejemplo, que es la ciencia que en la antigüedad estaba muy emparentada con la astrología. La astrología es una teoría que no progresó a medida que fueron encontrándose fenómenos nuevos, y a medida que fueron apareciendo problemas irresueltos, desafíos que no se podían entender dentro de la teoría astronómica del momento. La comunidad de astrólogos es indiferente a los acertijos, a casos en los que la teoría da la explicación o la predicción incorrecta.

 

Otro punto crucial es la resistencia de la astrología a compararse con teorías alternativas. La psicología, por ejemplo. ¿No es acaso más probable que mi personalidad esté dictada por factores que tienen que ver con mi genética y con mi entorno más que con la posición de una estrella cuya luz veo hoy, pero que no existía en el momento de mi nacimiento?

 

Por otro lado, hay estadísticas recientes en poblaciones grandes que muestran atributos distintos según el mes de nacimiento. Por ejemplo, los que nacen en Libra en el hemisferio norte parecen ser un poco más equilibrados que el resto. ¿Es por la constelación? ¿O es porque hay mejores nutrientes al final de la cosecha y la calidad de la alimentación es mejor y todavía no empezaron las enfermedades invernales? Todo apunta a lo segundo. Y lo mismo con los nacidos en septiembre en el hemisferio norte, que tienden a ser más exitosos que el promedio. ¿Es porque son de Virgo o porque el período escolar empieza en septiembre y los nacidos ese mes tienden a ser los más grandes de la clase, tienen más confianza en sí mismos y, en promedio, tienen un mejor desarrollo cognitivo? En la misma línea, según un estudio publicado en noviembre de 2018,  entre los niños diagnosticados con desorden de déficit de atención (ADHD), los nacidos en agosto (los más chicos de la clase) triplican a los nacidos en septiembre.

 

Otra credencial de validez esgrimida por más de un astrólogo es el uso de ecuaciones. Es cierto que uno de los misterios de la física es que la matemática sea el lenguaje que describe las regularidades del universo. Pero no todo lo que tiene ecuaciones es científico. Puedo decorar una torta de cumpleaños con ecuaciones y eso no la convierte en una torta científica. Se pueden hacer cálculos cabalísticos con ecuaciones complejas, o se pueden calcular algoritmos inútiles para ganar en el casino. Y al revés, muchos grandes científicos -Darwin, Michael Faraday, Lavoisier- tenían conocimientos muy limitados de matemáticas. Las matemáticas son un lenguaje, y en todo lenguaje se pueden decir disparates. En la física por ejemplo, comparamos las predicciones matemáticas con la evidencia. Y en ese sentido la física es vulnerable a que una teoría sea falsa. Si la predicción está en completo desacuerdo con la teoría matemática, hay que revisar la teoría.

 

horoscopo_03

El fundamento teórico de la astrología (y de la pseudociencia en general) combina extrapolaciones de ideas científicas más allá de sus límites de aplicación con distorsiones cuantitativas de efectos reales.

 

Por ejemplo, partiendo de que las mareas se deben a un efecto gravitatorio sobre los mares, combinado con el hecho de que somos (un 60% de) agua, se suele concluir que la Luna ejerce alguna acción sobre nuestro destino.  El efecto existe, pero insignificante en lo cuantitativo. Dada la masa de la Luna y la distancia a la que está de la Tierra, el efecto gravitatorio que ejerce sobre mi cuerpo cuando pasa por el cielo es el mismo que el efecto gravitatorio del obelisco sobre mi cuerpo cuando cruzo la Avenida 9 de Julio. El número es más o menos el mismo. Sobre los mares, que son mucho más grandes y que abarcan fracciones grandes del perímetro terrestre, el efecto es real. Sobre mi cuerpo, el efecto queda enmascarado entre otros efectos, comparables en magnitud, que provienen de los cuerpos que nos rodean. Y con los planetas el efecto es todavía más chico. Estos hechos son ignorados por los astrólogos.

 

Otro hecho importante que se ignora entre astrólogos es el hecho de los signos del horóscopo actual son incorrectos. Durante el año, los días no duran lo mismo que las noches. La razón es que el eje de giro de la Tierra sobre sí misma no es perpendicular al plano de su órbita alrededor del Sol. Está inclinado. Sin la inclinación de esa aguja invisible, que apunta siempre a la Estrella Polar, no habría estaciones. Viviríamos en la monotonía  perpetua con días y noches de doce horas. En el año hay dos momentos especiales, en los que la aguja está perpendicular a la línea que une la Tierra con el Sol: esos son los equinoccios, los dos únicos días donde el día dura lo mismo que la noche. Hace unos dos mil años, en el momento preciso del equinoccio de marzo, del otro lado del Sol estaba la constelación de Aries. Y ese era el punto cero del Zodíaco. Pero resulta que la orientación de esa aguja invisible, el eje de giro, en realidad no se mantiene estrictamente fija, sino que, por sutiles mecanismos gravitatorios, describe un cono; la punta de la aguja da un giro completo en unos 26 mil años. Esto quiere decir que, cada dos mil años aproximadamente, el equinoccio avanza 30 grados y los signos cambian: Los que hoy nacen el 21 de marzo en realidad son de Piscis y no de Aries, o los nacidos el 15 de Febrero, como yo, son de Capricornio y no de Acuario.  Más aún, dos personas que nacen exactamente en el mismo lugar, el mismo día a la misma hora pero uno al año siguiente del otro, difieren en su coordenada cósmica en 35 mil kilómetros. No hay una unicidad entre el momento del nacimiento y la posición de las constelaciones. Ese punto, crucial para una base lógica de la astrología, es ignorado por los astrólogos, que siguen calculando ascendentes y lunas en Virgo de acuerdo a los equinoccios de los tiempos de Ptolomeo.

 

horoscopo_04

 

La respuesta usual ante estas objeciones es que hay que hay mucho astrólogo chanta por ahí y tengo que leer tal o cual libro serio o ver el video de Fulano de Tal, que es un capo. Consulté varios de esos libros y vi más de uno de esos videos. Y todos comparten ese uso parcial de la información basada en evidencia. En un congreso a sala llena, “el capo” dice: “El universo existe hace 15 mil millones de años y hay miles de millones de galaxias, el universo se expande”. Esa información es reciente y forma parte de una revisión de la visión científica del mundo que, sin embargo, no modificó la visión astrológica; una contradicción permanente en las pseudociencias: el uso de conocimiento científico actual para validar ideas antiguas y descartadas por la visión científica del mundo.

 

Luego “el capo” usa la idea, tomada (o contrabandeada) de la física cuántica, de que todo está conectado con todo. Pero resulta que uno de los grandes aportes de la cuántica es la indistinguibilidad de las partículas. Si somos uno con el cosmos, esa interconexión es entre cada átomo del universo. Entonces, ¿Por qué discriminar entre los átomos de las estrellas y los átomos terrenos? Porque la astrología se remonta a la idea aristotélica de que somos el punto focal del universo y de que el mundo estelar, en su pureza cósmica, es distinto del mundo terrenal, hecho de fuego, aire, tierra, agua. Hoy sabemos eso no es así. Todo está hecho de átomos, y cada átomo de carbono de mi piel es idéntico a cada átomo de carbono de una estrella lejana o de en una roca en Marte, o de la carcasa de plástico de los electrodomésticos de la cocina. No hay razón por la que un átomo en el anillo de Saturno tenga más influencia sobre mi destino que un átomo de la licuadora de mi abuela. Si incorporamos la interconexión total, yo no solo tendría el Saturno en siete, sino que podría tener el lavarropas en Aries. Y no lo digo en broma.

 

Más aún, hoy sabemos que no somos el único sistema solar con planetas, algo desconocido e inconcebible en tiempos de Ptolomeo, cuando la astrología tuvo su origen.

 

Somos el cielo de esos planetas remotos. Así como, hipotéticamente, los planetas determinan nuestro destino, nosotros determinamos el suyo.

 

En el fondo la astrología es una práctica abstracta de orden místico, una especie de fe para no religiosos. Pero ¿acaso no hay fe en la ciencia?, suelen replicarme. En parte, sí. Al fin y al cabo aceptamos que, por alguna razón misteriosa, las matemáticas describen las leyes del mundo físico. Pero no es una fe en el sentido bíblico, como el de Hebreos 11:1, donde la fe es la evidencia de lo invisible. A medida que fuimos entendiendo la anatomía del cosmos en detalle, la ciencia fue haciendo visible un esqueleto causal mucho más sutil y complejo que el invocado por la astrología. Y gracias a ese conocimiento, que por cierto está en constante revisión, tenemos satélites, vacunas contra la poliomielitis, celulares, antibióticos, luz eléctrica, agua potable, anestesia para calmar el dolor de muelas. Más aún, la astrología no pretende ser un sistema basado en la fe sino en reglas lógicas del mundo visible. O en todo caso es una fe disfrazada de ciencia. Si sos acuariano sos creativo. Ahí se está invocando una relación causa y efecto. O “Es prácticamente imposible que una Luna en Libra se abra plenamente a su ascendente en Escorpio a partir de los dos años y medio”. ¿Cuál es el fundamento de una frase como esa, (tomada literal de un congreso de astrología)? Para mí se apoya en la idea de que el universo está pendiente de mi psiquis y de mi existencia, de que las estrellas me tienen celos o que la Luna me envidia, cuando en realidad cada avance de ciencia enfatiza nuestra humildad en el cosmos. No tengo nada de especial, soy apenas un ser más, de una especie más, en un planeta más en la vastedad de un cosmos al que le soy completamente indiferente. Esa es una lección de la astronomía, que en su momento estuvo hermanada con la astrología, pero de la que luego se fue diferenciando, despojándose de los dioses y del pensamiento mágico. Y no porque no haya magia en la realidad. La magia de ayer es la tecnología del presente.

 

Quizás la responsabilidad esté en un sistema educativo que instala la idea de la ciencia como algo férreo, irrevocable, frío, y que en lugar de acercarnos, nos aleja de la poesía de la realidad. La ciencia es esa minería de precisión de los misterios del mundo que nos enriquece el asombro, nos conecta y nos unifica; la dicha de entender puede ser profundamente espiritual.

 

La astrología es un fenómeno cultural y psicológico, no científico. La constante que observo entre sus seguidores que, por motivos a veces paradójicos, usan la astrología porque les sirve. Y les sirve más allá de que, internamente, reconozcan que es irreconciliable con la ciencia.  Quizás porque en situaciones de angustias o de estrés hay una tolerancia a las contradicciones en la medida que alivien, o una necesidad de suspender de la incredulidad, de aceptar la ficción como real, sobre todo en los millenials (la generación más estresada según un estudio de 2014 de la American Psychological Association) que pasaron gran parte de su vida online, un mundo que es a la vez real e irreal. Pero el riesgo es delegarle atributos a esa ficción.

 

A mí me sirve la música como un lenguaje que toca mis emociones. Por ejemplo, a un preludio de Bach no le voy a pedir que me cure una hernia de disco, pero hay veces que estoy descorazonado o triste con algo, o incluso eufórico y un preludio de Bach me da un alivio grande. Por eso entiendo que la astrología pueda servir para resignificar el pasado o aliviar angustias de algo que no se alcanzan a entender del porvenir, pero no para cosas en la que no se aplica (como por ejemplo la contratación de una astróloga para asesorar al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires). La astrología no sirve para construir la próxima fuente de energía renovable o para hacer un puente; sería un equívoco usarla para elegir la fecha de operación de apéndice u otras decisiones importantes de la vida. Cuando expongo esta idea suelo detectar miradas de aprobación que insinúan un punto de convergencia. Y me despiden con un “Alberto, vos tenés la Luna en Leo, te apuesto.”


¿Te gustó la nota?

Suscribite al boletín de Anfibia

AUTORES

LECTURAS RELACIONADAS