Más de mil varones participaron del séptimo Encuentro Latinoamericano de Varones Antipatriarcales. Lucas Grimson fue por primera vez junto a estudiantes secundarios, uno de los espacios en donde más se sintió la cuarta ola: “Fuimos interpelados por la fuerza de nuestras compañeras, porque la ola nos lleva puestos”. Entre talleres y paneles, los asistentes se preguntaron cómo ser parte de la revolución: ¿varones en el feminismo o feminismo en los varones?



 

AnfibiaPapel_01

 

COMPRÁ HOY TU EJEMPLAR

 

Día 1

 

Qué molestia. Llueve, crece la tormenta. Crece la marea. Llega la ola y nos lleva puestos. Comienza el séptimo Encuentro Latinoamericano de Varones Antipatriarcales (ELVA). Estoy en quinto año de la secundaria y es la primera vez que participo. Es un contexto muy particular, justo cuando la cuarta ola feminista se masifica frente a la avanzada neoliberal y algunos varones nos sentimos interpelados. La consigna que circula durante los tres días: “Ni machos, ni fachos, trabajando por masculinidades contra-hegemónicas”.

 

Estamos en la sede de ATE Nacional, en Monserrat. Llegamos mojados. De las mochilas, de los cuellos, de las muñecas, asoman pañuelos: naranjas, verdes, amarillos. Nos reunimos en el anfiteatro Eva Perón para la ronda de apertura.

 

- Que el espíritu del encuentro sea la unidad, encontrarse en la diferencia y entender cuáles son los debates que podemos resolver y cuáles no- abre un compañero.

En la comisión organizadora hay distintas agrupaciones. Los participantes somos diversos, casi mil en esta primera jornada. Hay militantes de Nueva Mayoría, Vamos, Seamos Libres, ATE, la CTEP, colectivos de varones de Argentina, Chile, Colombia, Uruguay. Hay padres con hijos, personas mayores, estudiantes, militantes, docentes. Somos tantos que no cabemos. Hay que apretarse, hay que estar incómodos. Qué molestia.

 

¿Hablamos de los varones en el feminismo o del feminismo en los varones? ¿Estamos cómodos con nuestra deconstrucción? ¿Qué tan beneficioso es que el Encuentro se haya masificado? Preguntas como éstas atraviesan la apertura donde prima el carácter intergeneracional. Somos muchos con ideas distintas. Somos muchos, pero faltan tantos otros, que se habían anotado, iban a venir. ¿Qué pasó? Nos lo preguntamos.

 

padre_antipa_caja_02

 

Algunos admiten: no solo la ola los interpeló y aprendieron de sus compañeras sino que necesitaron la perseverancia explícita de ellas sobre ellos para que participen en espacios de varones. Algunos buscan a toda costa ser parte de la revolución feminista y otros que la revolución feminista –con todos sus planteos- sea parte de ellos. Otros preguntan cómo articular las luchas antipatriarcales con otras. Y entonces volvemos, ¿vinimos a discutir sobre los rumbos del feminismo entre varones? Creo que vinimos a discutir sobre nuestros rumbos a partir del feminismo.

 

Cuesta que cada uno de nosotros deje de hablar de algo que no le toca. Asusta que no nos toque hablar, asusta que ahora sea tan masivo. Qué molestia. Asusta tener debates sin respuestas, incomoda. Entonces siempre buscamos la respuesta forzada. ¿Soluciona? ¿Debemos buscar a toda costa la forma de salirnos de toda incomodidad durante nuestra deconstrucción? ¿Por qué no asumir la incomodidad colectivamente? Qué molestia, claro. Qué molestia ser por primera vez el sujeto expuesto, cuestionado. Asumir la incomodidad colectivamente parece básico. Asumir nuestra responsabilidad, de manera incómoda y colectiva, cuestionarnos a nosotros y a otros las prácticas patriarcales que tenemos cotidianamente es básico si nos comprometemos con la deconstrucción.

 

“Deconstruime a besos, hermosa”. Asumir nuestra responsabilidad es mucho más molesto que pedirle a otra persona que se ocupe de cambiarnos. Y pedirle a una mujer. Para nosotros es fácil demandar que nuestras compañeras tengan que hacer un equilibrio entre su empoderamiento sororo y nuestra deconstrucción. Pero por qué tiene que ser fácil para nosotros y difícil para ellas, como siempre. La masculinidad implica que demandemos que las mujeres dediquen sus energías a nosotros. Y hacerse cargo de que somos nosotros quienes debemos formarnos y dedicar tiempo a nuestra deconstrucción colectiva –dando lugar a la voz de las compañeras- es ocuparse de fomentar y participar en espacios de varones, es interpelar a otros varones, es no creerse el varón más deconstruido que enseña –porque ni quien escribe ni ningún otro puede asumir ese rol.

 

Esto es un poco de lo que venimos haciendo como estudiantes secundarios. En la ronda de apertura del ELVA nos cruzamos, nos saludamos. Algunos vinimos juntos o ya nos conocíamos, con otros nos presentamos: “En los secundarios fue donde más se generó y donde más se sintió la cuarta ola feminista; porque fueron nuestras compañeras de colegio las que protagonizaron las movilizaciones del Ni Una Menos y por la legalización del aborto; porque los varones fuimos directamente interpelados por la fuerza de nuestras compañeras, porque la ola nos lleva puestos”.

 

¿Dónde están los responsables de ese patriarcado que tanto decimos cuestionar? ¿No seremos nosotros? ¿Cómo se conforman los espacios de conducción? Con esas preguntas y tantas otras llega cada cuestionamiento a cada espacio de militancia y nos hace repensar cuánto de patriarcal tiene la política tradicional y cómo construir, a partir de la militancia de nuestras compañeras, un poder feminista y popular.

 

Contamos las experiencias de cada escuela. Al final de la primera jornada nos aplaudimos. ¿Nos estamos felicitando? Llama la atención. Nos preparamos para la Marcha del Orgullo.

 

***

 

padre_antipa_caja_03

 

Día 2

 

Salió el sol. Hace calor en el viaje arriba del 37. Nos acercamos de a poco hacia la Universidad Nacional de Avellaneda, la sede del Encuentro, y cada vez somos más los que nos subimos al colectivo. Muchos somos estudiantes secundarios. Nos bajamos y caminamos hasta la UNDAV, donde serán los 28 talleres del día: (De)Construcción de masculinidades desde la tensión pakis-marikas, Paternidades en tiempos de deconstrucción, Con los huevos al plato, Violencia en las organizaciones populares, Nuevas masculinidades y militancia política en tiempos de feminismo, El machismo en TU propia organización, ¿Qué hacer?, entre tantos otros.

 

Llegamos a cada aula. La desarmamos: bancos a los costados, sillas al centro. Algunos sentados en el piso. No entramos. Hay que apretarnos, incomodarnos. Qué molestia. Los talleristas de Abordaje de violencias en organizaciones populares proponen hacer un registro activo de las situaciones de violencia en las organizaciones populares.

 

- Cuando trabajamos sobre género me siento expuesto.

 

Eso es lo primero que aparece. Sí, nos sentimos expuestos. Qué molestia sentirse expuesto. ¿Tenemos que estar cómodos? No, creo que tenemos que sentirnos expuestos. Un compañero marcó en la encuesta el casillero de “siempre”, pero aclaró: está bien que así sea.

 

Las herramientas para intervenir con un denunciado, la competencia, las vivencias en los barrios populares, la complicidad machista son algunos de los temas que surgen. No encontramos respuestas en el feminismo. Y probablemente no haya recetas que respondan esas problemáticas. Y probablemente ninguna de esas problemáticas tenga que ser pensada por el feminismo para darnos herramientas a los varones. ¿O acaso los varones no somos capaces de hacernos cargo de pensarlas?

 

- Estoy solo resistiendo contra la complicidad machista o termino siendo cómplice.

 

Así se plantea la dicotomía. Pero no. Nuestra tarea es asumir la incomodidad colectivamente. Colectivizar esa resistencia contra la complicidad machista construyendo un sentido común feminista. Con esa idea, que surge a medida que nos animamos a levantar la mano y decir lo que pensamos, cerramos la primera ronda de talleres. Hace calor, almorzamos, nos preparamos para el primer panel.

 

Para pensar el feminismo en los varones primero tenemos que saber sobre feminismo. Escuchamos a las compañeras. Las de la Campaña Nacional contra las Violencias hacia las Mujeres proponen “conformar estructuras colectivas, por consenso”.

 

- Es una victoria nuestra que se masifique este Encuentro. Tienen que ponerse a la altura, pero no es ponerse a la par nuestra. Es que ustedes se hagan cargo de construir y deconstruir este Encuentro. Ya no podemos ser nosotras las que dediquemos tiempo a eso.

 

Sigue la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito: “queremos que la marea verde se vuelva tsunami”. El público se vuelve ovación.

 

- Tienen que saber lo que implica llevar el pañuelo verde. Es importante que ustedes se construyan nuevas formas de habitar los espacios haciéndolo juntos. Hay tareas de cuidado con las que ustedes pueden aportar a las movilizaciones.

 

Después del primer panel nos organizamos para la segunda ronda de talleres. Los estudiantes secundarios nos reunimos:

 

- No coordinamos el taller por ser los más deconstruidos – aclaran los talleristas y piden que escribamos qué aprendimos este año respecto al género.

 

padre_antipa_caja_04

 

Nos preguntamos qué nos pasa con las violencias. No las reproducimos –o eso intentamos-, pero tampoco las frenamos. Nos preguntamos cómo nos tocaron de cerca los escraches, debatimos sobre la exclusión. Pero estamos volviendo a caer en lo mismo: ¿en este espacio de varones vamos a discutir qué hace o no hace el feminismo? No deberíamos. Pero pensemos nuestra actuación a partir del feminismo. Partimos de que ya todos “fuimos” escrachados de alguna manera. No estamos para discutirles a las compañeras sino para hacernos cargo, desde adentro, en primera persona plural. De fondo se escucha una entrevista a Dora Barrancos. Hacernos cargo implica mirarnos no solo una vez que una compañera nos marque nuestras prácticas machistas, sino ahora, desde este momento.

 

- Nunca llegamos a pensar cómo ceder verdaderamente nuestros privilegios. Nos falta dar una vuelta más. Pensarlos uno por uno y pensar cómo cederlos.

 

Nos quedamos sin tiempo. Volvemos al patio de la UNDAV, se acerca el final de la jornada. En el último panel están Sai Sacayán, Dora Barrancos y Marlene Wayar:

 

- Asusta a los perversos. Porque nos animamos a que se sacudan también sus propias telarañas.

 

- El feminismo politizó lo personal y es a partir de eso que ustedes pueden frenar las violencias.

 

- Fíjense cómo van a hacer para no ser cómplices de lo que vinieron construyendo. Celebramos el encuentro, la propuesta neoliberal es el desencuentro.

 

***

padre_antipa_caja_05

 

Día 3

 

Volvemos un día más a la UNDAV. Nos reunimos en comisiones, hablamos de la importancia de seguir trabajando la construcción de nuevas masculinidades en cada uno de nuestros espacios con distintas perspectivas: comenzamos a pensar cómo tejer estos debates en contextos de encierro, en colegios primarios, en lugares de trabajo. Planeamos nuevas actividades, como encuentros regionales de varones o campañas sobre anticonceptivos. Acordamos la nueva sede del ELVA: Montevideo, Uruguay.

 

Seguimos debatiendo. Buscamos darle curso a la discusión sobre el feminismo en los varones, no sobre los varones en el feminismo. Nos vamos con propuestas concretas para cada espacio de cotidianeidad, para avanzar en los lugares de estudios, de trabajo, de amistad y de militancia. Nos vamos, quizás, sin ningún conocimiento teórico nuevo pero conociendo vivencias que antes no imaginábamos y haciendo colectivas muchas ideas. Eso es lo que uno más se lleva. Eso es lo que más nos marca, que compartimos lo que sentimos y lo que proponemos haciéndonos cargo de la responsabilidad de nuestra deconstrucción asumiendo la incomodidad de manera colectiva. Qué molestia, qué oportuna molestia.

 

padre_antipa_caja_06


¿Te gustó la nota?

Suscribite al boletín de Anfibia

AUTORES